Bosquejos básicos de la vida cristiana – La cruz de Cristo

 

LA CRUZ DE CRISTO

 

“Porque la palabra de la cruz es necedad para los que perecen; más para los que se salvan, esto es, para nosotros, es poder de Dios” (1 Cor. 1:18)

1. La cruz de Cristo es el centro en el cumplimiento de la economía neotestamentaria de Dios, la cual consiste en producir la iglesia mediante la redención efectuada por Cristo.

2. Pablo predicaba a Cristo crucificado (1 Cor.1:23; 2:2; Gá. 3:1) y se gloriaba en la cruz de Cristo (Gá. 6:14).

3. La muerte de Cristo fue un sacrificio por el pecado de todo el pueblo. (He 13:11-12). Él mismo llevó nuestros pecados en su propio cuerpo sobre el madero, para que nosotros, habiendo muerto a los pecados, vivamos para la justicia. Por sus heridas fuisteis sanados. (1 Pedro 2:24)

4. La cruz es el lugar donde Cristo redimió a los hombres del poder de Satanás.” Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo” (1 Juan 3:8).

5. La cruz también es el lugar donde Satanás fue derrotado. “…para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo” (hebreos 2:14).

6. Satanás y sus espíritus malvados fueron despojados de toda su autoridad. “Y despojando (venciendo) a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos (Colosenses 2:14-15).

7. En la cruz fuimos liberados de nuestro viejo hombre el cual está crucificado juntamente con Cristo. “sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado con Él, para que nuestro cuerpo de pecado fuera destruido a fin de que ya no seamos esclavos del pecado; porque el que ha muerto, ha sido libertado del pecado”. (Ro. 6:6-7)

8. Cristo fue herido por nuestros pecados y molido por nuestras iniquidades.” Él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El, y por sus heridas hemos sido sanados.” (Isaías 53:5)

9. En su muerte Cristo conquisto las llaves del Hades. “(yo soy) el que vive, y estuve muerto. Pero ahora estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del Hades (región de los muertos)” (Apocalipsis 1:18).

10. Somos libres de la potestad de las tinieblas y trasladados al reino de su Amado Hijo “Dios nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados” (Colosenses 1:13-14).

 

Eduardo M.L.